NOTICIAS

Sello ecológico

07-04-2019

Sello ecológico

Cada día, más personas buscan el sello o certificado ecológico en el producto que están comprando. Resumidamente, un producto ecológico es un producto en el que, en su elaboración, no se han usado ningún tipo de productos nocivos, pesticidas o herbicidas. El sello ecológico garantiza la máxima calidad, así como la seguridad del producto. A la hora de comprar cualquier producto, es importante saber que el término ecológico, biológico y orgánico tienen el mismo significado, un producto totalmente natural. La etiqueta “ecológica” se aplica a todo tipo de alimentos. Un producto que lleva marcada tal etiqueta significa que ha sido elaborado, envasado y etiquetado según el procedimiento que exige el sello o certificado. De esta manera, se asegura que el proceso de producción del producto no daña ni el medio ambiente ni el bienestar animal, y que ha sido realizado con técnicas que no dañan y mantienen las propiedades naturales de las materias usadas.

La Unión Europea regula la agricultura de los países miembros de esta. Para los productos ecológicos, otorga un certificado para reconocer su calidad y su naturalidad. Para ello, el producto debe pasar unos estándares muy estrictos. Por ejemplo: que al menos el 95% de las materias primas usadas en la elaboración del producto provengan de la agricultura ecológica, que no se usen materias primas modificadas genéticamente… Dependiendo del producto, los productores deben pasar unos trámites o por otros para obtener el sello ecológico de su producto. En cualquier caso, cualquier trámite es duro y exigente.

Cortijo Suerte Alta está en la agricultura ecológica desde 1996. Para nosotros, la ecología se ha vuelto uno de los pilares fundamentales de nuestro funcionamiento. Nuestra producción es 100% ecológica. Somos muy conscientes de que el futuro solo puede ser ecológico y sostenible. Es por ello por lo que, en los últimos años, hemos reducido el consumo energético, llegando a conseguir que nuestra Almazara no consuma energía de la red, al alimentarse de nuestra energía fotovoltaica y de la energía producida por quemar el hueso de la aceituna. En definitiva, hemos conseguido producir un aceite de oliva virgen extra 100% ecológico de calidad y sostenible.