NOTICIAS

La flor del olivo

16-11-2018

La flor del olivo

 

La rapa (flor del olivo) es sorprendentemente discreta y llamativa a la vez. Discreta porque muy poca gente se fija en ella, normalmente nos fijamos en el fruto. Pero es a la vez llamativa, pues en su momento de mayor esplendor, los racimos de rapa son preciosos y tupen, como la nieve, el pie del olivo.

Un dato interesante sobre la rapa es que los granos de polen de sus flores llegan a viajar cientos de kilómetros, llegando incluso hasta Marruecos. Resulta sorprendente que olivos de Andalucía polinicen olivos en Marruecos y viceversa.

Esto favorece la diversidad y facilita la adaptación al medio gracias al mestizaje genético, lo que provoca que existan tantas variedades de aceituna diferentes. 

El olivo florece en los meses de abril y mayo. Dependiendo de la temperatura florecerá antes o después. Tras unas semanas de floración, bajo los olivos hay una capa blanca de flores debido a que un porcentaje alto de las flores se caen. Solo un 2% de las flores son polinizadas. Sobre ese 2%, el árbol hace una ´´criba``, selección y se desprende de algunos de los nuevos frutos, dejando solo los frutos que el árbol es capaz de alimentar, con el fin de asegurar el crecimiento adecuado de dichos frutos.

Por último, la fase de floración de los olivos es muy breve, la flor no dura más de una semana. Eso sí, resulta emocionante poder ver la rapa caer del árbol como si fuese nieve, cubriendo el viejo tronco de blanco.